De culebrones a El juego del Calamar, las ficciones coreanas invaden el mundo

Cine 06 de abril de 2022 Por Redacción ShowOnLine
Las ficciones de Corea del Sur invaden televisiones de todas partes del mundo desde los primeros 2000, pero ahora sus cineastas ganan Oscars y baten récords.

La ola coreana es un hecho y lleva más de 20 años recopilando talento que se exporta y triunfa en el exterior. Pero, ¿cómo un país a más de 10.000 kilómetros con una cultura completamente diferente a la nuestra ha logrado una presencia tan relevante en occidente?

Este fenómeno es conocido como 'hallyu' –también conocido como una oleada- y supone una importante fuente de ingresos para el país. En 2020 las exportaciones de bienes culturales coreanos al mundo alcanzaron los 108.000 millones de dólares. Desde 2016 y 2017, la exportación de contenidos audiovisuales coreanos ha aumentado un 15,9%.

EL REVUELO TELEVISIVO INTERNACIONAL

Si El juego del calamar ha batido récords en todo el mundo ha sido gracias a las amas de casa coreanas de los años 90. Porque fueron ellas, con su fidelidad noche tras noche, las que convirtieron a las series coreanas en un éxito en su país. Esto motivó al gobierno a apoyar la industria televisiva.

Luego los contenidos fueron evolucionando y llegaron las series de thriller, acción y espionaje hasta que IRIS dio el pelotazo en 2009. Esta serie dramática, que tiene el récord del drama coreano más caro jamás producido, cuenta la historia de dos miembros de una agencia secreta de operaciones que se ven envueltos en una conspiración internacional. IRIS abrió las puertas para la avalancha de series del país.

Tras arrasar en Asia, los dramas coreanos fueron un bombazo en Latinoamérica, donde sucedió un curioso fenómeno. Allí, ninguna cadena se había hecho con los derechos de los K-Dramas, o culebrones coreanos que fascinaban al público latino, así que las fans tenían que hacerse con estas series de manera ilegal.

Netflix ha tenido mucho que ver en su impulso más reciente. Desde que la plataforma de streaming se dio cuenta de que las series coreanas eran rentables y apostaron por ellas. La necesidad que había en Latinoamérica de acceder a series coreanas de manera legal y la cálida respuesta que han recibido ha llevado a la compañía a invertir en ellas. El juego del calamar, Rumbo al infierno, My name, Mar de la tranquilidad, Tribunal de menores, Reflection of You o Estamos muertos son algunas de las que han llegado a Netflix entre el último cuatrimestre del 2021 y principios de 2022.

Te puede interesar