Así son los departamentos de 9 metros cuadrados en Tokio: ¿Vivirías ahí?

Diseño 10 de octubre de 2022 Por Redacción ShowOnLine
La sociedad asiática está acostumbrada a vivir en pocos metros cuadrados. Así es el día tipico de un japonés en su vivienda.

Al final de una larga jornada de trabajo en las oficinas de la liga profesional de béisbol de Japón, Asumi Fujiwara regresó a su departamento y se puso el piyama.

Quería hacer una ligera rutina de ejercicio antes de irse a dormir, así que colocó su mat de yoga de vinilo en el piso frente al inodoro, la desenrolló al costado de la única hornalla de la cocina y la tostadora de pan de una sola rebanada y hasta la pata de su escritorio.

Después de estirarse un poco, se paró para ponerse en la posición del guerrero.

Aunque, en lugar de extender los brazos por completo, metió los codos en sus costados.

Fujiwara, una mujer de 29 años, dijo: “Necesito modificar mis posiciones o me voy a golpear con algo”.

Así es la vida en un departamento de casi 9 metros cuadrados en Tokio.

Con los altos precios de las propiedades y al ser el área metropolitana más poblada del mundo, Tokio ha sido conocida desde hace tiempo por sus espacios inmobiliarios muy reducidos.

Sin embargo, estos departamentos nuevos (conocidos como cuartos de tres “tatamis”, por la cantidad de tapetes japoneses estándar que cubrirían el espacio de habitación) están rompiendo los esquemas de la vivienda normal.

Un desarrollador de bienes raíces, Spilytus, ha liderado este cambio hacia espacios incluso más diminutos.

Ha estado operando estos departamentos compactos desde 2015 y, con más de 1500 residentes ahora en sus 100 edificios, la demanda ha permanecido intensa.

Aunque las unidades son de la mitad del tamaño de un estudio en Tokio, tienen techos de casi 4 metros y un loft tipo altillo para dormir.

Además son elegantes, tienen pisos blancos y muros prístinos, así como una organización eficiente.

Es posible meter un lavarropa, una heladera, un sofá y un escritorio para trabajar.

Los departamentos no son para aquellas personas con un presupuesto modesto.

Hay departamentos más baratos, aunque tienen décadas de antigüedad.

Sin embargo, los microdepartamentos, cuya renta mensual oscila entre los 340 y los 630 dólares, cuestan un par de cientos de dólares menos que otros departamentos tipo estudio en áreas similares.


 

Además, están situados cerca de ubicaciones en tendencia en el centro de Tokio como Harajuku, Nakameguro y Shibuya, que en general son muy caros con tiendas de lujo, cafés y restaurantes.

La mayoría de los edificios están cerca de estaciones de subte (la prioridad para mucha gente joven).

Más de dos tercios de los residentes de los edificios son personas de veintitantos años, que en Japón ganan en promedio alrededor de 17.000 a 20.000 dólares al año, según datos gubernamentales.

Los salarios en Tokio están entre los más altos.

Algunos son atraídos por las cuotas iniciales mínimas y la ausencia de un depósito de “dinero de regalo” (un pago no reembolsable al casero que puede llegar a equivaler a hasta tres meses de alquiler) para muchos lugares en alquiler.

Los espacios pequeños funcionan con el estilo de vida de muchos japoneses jóvenes.

En Japón, no se acostumbra recibir a personas en las casas, casi un tercio de los jóvenes afirman que nunca han sido anfitriones de sus amistades, según una encuesta de Growth From Knowledge, un proveedor de datos para la industria de los bienes de consumo.

Fujiwara ni siquiera ha invitado a quedarse a su pareja en los casi dos años que ha vivido en su departamento.

Comentó: “Este espacio es para mí”.

Además, muchos japoneses, jóvenes y de edad avanzada, trabajan durante jornadas prolongadas, lo que deja poco tiempo para pasar en casa.

Una cantidad creciente de personas en Tokio vive sola, lo que hace que los espacios más pequeños sean más deseables.


 


Es probable que dichas personas coman en restaurantes o compren alguna de las diversas opciones de comidas preelaboradas de tiendas o almacenes, así que una cocina completa es menos necesaria.

Yugo Kinoshita, de 19 años, un estudiante universitario que trabaja medio tiempo haciendo tazones de carne de res en el restaurante de una cadena, está entre aquellos para quienes un departamento es poco más que un lugar donde dormir.

Cuando su turno termina, falta una hora para la medianoche y está exhausto.

Se come su comida gratuita de empleado, va a un baño público “sento” y se queda dormido al instante que regresa a su departamento de Spilytus.

También llena sus días con labores escolares para sus estudios de Nutrición y pasa tiempo con amistades.

Cuando está en su casa, la caja que funciona como mueble para el televisor se transforma en un escritorio y mesada de cocina.

Para limpiar el piso, todo lo que necesita es un rollo quita pelusas.

Incluso después de tener que despedirse con mucho dolor de su colección de zapatillas Nike Dunks porque no había espacio para ellas, Kinoshita mencionó que en este punto de su vida “no viviría en ningún otro lugar”.

Para algunos residentes, los departamentos diminutos ofrecen un portal a una independencia esperada desde hace mucho.


 


Hace dos años, Kana Komatsubara, de 26 años, comenzó a buscar un departamento para finalmente poderse mudar de la casa de sus padres en los suburbios de Tokio.

Deseaba un departamento de reciente construcción, acceso fácil al trabajo, así como un inodoro y una ducha en cuartos separados (una petición habitual en Japón) y todo dentro de su presupuesto relativamente ajustado.

No buscaba necesariamente una micro-unidad, pero su búsqueda la condujo a su departamento de Spilytus.

Komatsubara expresó: “Por supuesto, cuanto mas grande mejor. Nunca afecta tener un espacio más grande. Esta era simplemente la mejor opción para mí en ese momento”.

Te puede interesar