James Cameron sigue arrepintiéndose de una famosa escena de "Titanic"

En un documental, el director de la taquillera película confesó que aún hay una escena que se arrepintió de rodar. Los detalles de la secuencia y las palabras de Cameron.

Tendencias 20/05/2024 Redacción ShowOnLine Redacción ShowOnLine

Titanic es, sin duda, uno de los mayores éxitos de taquilla de la historia del cine y la huella que ha dejado en la cultura popular es enorme. Sin embargo, la película también tiene defectos y su director James Cameron está lejos de estar contento con todos los aspectos de su éxito multimillonario y se refirió en diversas ocasiones sobre algunos de ellos.

Uno de los más conocidos se esconde en la escena más icónica de la película, en la que Jack y Rose sienten que vuelan amarrados a la proa del Titanic: según contaría Cameron, se quedaron sin tiempo para rodar con la puesta de sol real, así que tuvieron que meter una toma en la versión final que no era absolutamente perfecta. Un fallo que él sigue viendo a cada instante, pero que los espectadores no notarían.

Sin embargo, lejos de pequeños defectos solo visibles para Cameron y que le hubiera gustado que quedaran mejor, la realidad es que sí hay una escena de la que se arrepiente. Concretamente una secuencia que tiene como protagonista a uno de los personajes que fue una persona real: William Murdoch, el primer oficial a bordo del Titanic que estaba a cargo del barco ando chocó contra el iceberg.

En la película, el director muestra a Murdoch aceptando un soborno de Cal Hockley a cambio de un lugar garantizado a bordo de uno de los botes salvavidas, mientras en que, un poco más avanzada la parte del hundimiento, le vimos disparando su revólver dos veces contra pasajeros en pánico, antes de apuntar el arma contra sí mismo y acabar con su propia vida. Una representación que hizo sentir mal a sus descendientes para el arrepentimiento de Cameron.

Luego de este suceso, los productores de la película pidieron disculpas públicas. Por su parte, James Cameron habló de ello en el documental de National Geographic Titanic: 20 años después: "Me tomé una libertad creativa. No sabemos que él hizo eso el narrador que hay en mí dice: 'Empiezo a conectar los puntos. Estaba de servicio, llevaba toda esa carga consigo, lo que le convertía en un personaje interesante'".

Te puede interesar
Lo más visto

Suscríbete al newsletter para recibir periódicamente las novedades en tu email