El sorprendente paisaje “escondido” de Tucumán que todos quieren conocer

Descubrí por qué las personas anhelan tanto visitar este lugar.

Lugares 26 de mayo de 2024 Redacción ShowOnLine Redacción ShowOnLine
villa B.

En el corazón de Tucumán, Villa Batiruana emerge como un paraíso escondido, rodeado de montañas y aguas cristalinas. Este pintoresco paraje, caracterizado por su exuberante vegetación selvática, ofrece una experiencia única para quienes buscan conectarse con la naturaleza. 

Con un clima cálido durante el día y noches refrescantes, Villa Batiruana es el destino perfecto para una escapada tranquila. La historia se remonta a la construcción del dique Escaba, originalmente diseñado para la generación de energía hidroeléctrica y la regulación de las crecidas del río Marapa. 

Décadas después, gracias a los esfuerzos combinados de la comuna de Yánima, la Municipalidad de Alberdi, el Ente Tucumán Turismo y un grupo de emprendedores, este lugar resurgió como un atractivo turístico. 

En Villa Batiruana, los visitantes cuentan con diversas actividades para realizar durante su estadía. En este sentido, pueden disfrutar de una variedad de actividades que destacan la belleza natural y cultural de la región. Los complejos turísticos permiten descansar rodeado de río y selva, mientras que el balneario bien cuidado es ideal para una tarde de verano. 

Para los amantes de la gastronomía y las compras locales, los alojamientos ofrecen deliciosa comida regional y venta de artesanías. También hay propuestas culturales que reflejan la rica historia del lugar. Aquellos que disfrutan de las actividades al aire libre pueden realizar caminatas por el sendero “bosque energético” y visitar las cascadas del río Marapa, donde es posible bañarse y disfrutar del paisaje.

Un recorrido adicional recomendado es el Segundo Remanso, situado a un kilómetro de la hidroeléctrica, ofreciendo más oportunidades para explorar la naturaleza circundante.

Para llegar al destino indicado, primero hay que dirigirse a Juan B. Alberdi desde San Miguel de Tucumán, tomando la ruta 38 hacia el sur, recorriendo aproximadamente 131 km. Desde Juan B. Alberdi, se toma la ruta hacia Escaba hasta llegar a un camino de tierra que asciende por la montaña, llevando finalmente a este idílico paraje.

Te puede interesar
Lo más visto

Suscríbete al newsletter para recibir periódicamente las novedades en tu email