El Walkman cumple 45 años: cómo era el primer modelo de este “revolucionario” dispositivo

Se trata de un símbolo icónico de la cultura pop de los 80.

Tendencias 07 de julio de 2024 Redacción ShowOnLine Redacción ShowOnLine
walkman

En julio de 1979, hace exactamente 45 años, el mundo de la electrónica fue testigo del nacimiento de un dispositivo que transformaría la manera de disfrutar la música: el Walkman. Este reproductor de cassettes portátil no solo se convirtió en un fenómeno global, sino que también se erigió como un símbolo icónico de la cultura pop de los años 80, marcando el comienzo de una era de libertad musical sin precedentes.

El origen del Walkman se remonta a finales de la década del 70, cuando Masaru Ibuka, cofundador de Sony, buscaba una solución para escuchar música de ópera durante sus viajes. 

Los reproductores de audio disponibles en esa época eran demasiado voluminosos para transportarlos fácilmente en aviones, lo que llevó a Ibuka a encargar a sus ingenieros la creación de un dispositivo más práctico. Así nació el primer prototipo del Walkman, inspirado en los grabadores portátiles utilizados por los periodistas.

El Walkman debutó en el mercado japonés en 1979 con el modelo TPS-L2 y rápidamente se convirtió en un éxito rotundo. Su popularidad se extendió rápidamente a nivel mundial, conquistando a jóvenes y adultos por igual. 

El diseño compacto y elegante del Walkman ofrecía la libertad de llevar música a cualquier lugar, ya fuera caminando, corriendo, haciendo ejercicio o viajando en transporte público.

walkman

El TPS-L2 se lanzó en 1979. Sony llegó a vender más de 50 millones en la década de los 80.

El primer modelo de Walkman, fabricado en aluminio, contaba con dos salidas de audio para conectar dos auriculares diferentes, permitiendo a los usuarios compartir su música. En 1984, se le incorporó un sintonizador de radio AM/FM, y diez años después, se introdujeron modelos que no requerían dar vuelta el cassette cuando se terminaba un lado, permitiendo una reproducción continua.

El impacto del Walkman fue profundo y duradero. Cambió para siempre la forma en que la gente consumía música, sentando las bases para la portabilidad y accesibilidad que hoy damos por sentadas gracias a la evolución tecnológica y los servicios de streaming de música. Aunque en las décadas siguientes fue reemplazado por reproductores de CD en los años 90, dispositivos MP3/iPod en los 2000 y teléfonos celulares en la década de 2010, el legado del Walkman sigue vivo.

Te puede interesar
Lo más visto

Suscríbete al newsletter para recibir periódicamente las novedades en tu email