Diez errores que no se deben cometer en un viaje a los parques de Orlando

Placeres 13 de mayo de 2022 Por Redacción ShowOnLine
Recomendaciones para evitar gastos en dólares innecesarios, pérdidas de tiempo, filas interminables y agotarse al segunda día en una visita a los parques de Disney y Universal.

1 Ir en fechas pico. Para muchas familias, la época del año no se puede elegir, pero en caso de poder decidirlo, hay que evitar las fechas pico. Es hermoso ver la decoración navideña, pero, ¿realmente justifica tener cuatro horas de cola en las atracciones, y así recorrer menos el parque de lo que podría en otra época? Sobre todo para una primera visita, donde la prioridad debería ser poder conocer todas las atracciones y shows posibles, ir en Navidad, Acción de Gracias (fin de noviembre) o Pascuas puede ser un tedioso viaje de espera en filas.

 
2 Visitar muchos parques de corrido. Es entendible que quien hace el viaje de su vida querrá comprimir lo máximo posible en los días que estará en Orlando y sacarle el jugo. Pero no se debe subestimar el cansancio que se va acumulando con las horas y más aún yendo con niños. Lo ideal dentro de lo posible, es pensar que cada dos días de parque (o tres máximo), se debe dejar uno de descanso. Está estudiado que un visitante promedio camina en un día de parque, entre 11 y 16 km. Hay que estar muy bien entrenado para hacerlo día tras día una semana y sin descanso. Además así se podrá disfrutar del hotel (sobretodo si se hospeda en los de Disney o Universal que son una atracción en sí mismos), visitar pequeñas atracciones de la zona, o barrios de la ciudad como Downtown Orlando, Winter Park o Winter Garden donde encontrará historia, cultura, y entretenimiento local, además de una impresionante gastronomía internacional.

3 Improvisar, “llego y veo qué hago”. La planificación en este tipo de viaje es fundamental. Y cuanto mayor anticipación, mejor. Primero porque los parques de Disney ahora requieren reserva. Si se compra el ticket sobre la fecha, puede pasar que ya no haya cupo para reservar en el parque deseado. Lo mismo ocurre con las reservas de los restaurantes. Es impensado ingresar al restaurante en el castillo de Cenicienta sin una reservación.

 
4 Esperar para comprar los pases en los parques porque serán más “baratos”. “Por el contrario, los parques temáticos tienen acuerdos con operadores que ofrecen ofertas y descuentos en el extranjero”, aporta Leo Salazar, manager de relaciones públicas de Visit Orlando, el órgano de promoción turística oficial. Universal, por ejemplo, permite ahorrar hasta US$ 20 en los tickets de varios días cuando se hace la compra online comparado con el precio de la boletería. Algunas atracciones de Orlando también van en la misma sintonía: Madame Tossauds, o Sea Life Orlando, otorga hasta el 20% con la reserva online, mientras que el parque de diversiones Fun Spot America rebaja un 15%.

5 Planificar en exceso. Si bien es recomendado tener una planificación como está expuesto en el punto anterior, tampoco es bueno hacerse una agenda ajustada de eventos planificados y con reserva. Dado que todos los restaurantes de mesa (los que no son fast food) y otros eventos requieren reserva, hacerse un schedule sobrecargado termina agotando y prácticamente imponiendo estar a cierta hora en cierto lugar, muchas veces cortando al medio colas en atracciones u otras actividades.

6 Llevar mucha ropa, calzado nuevo o mochilas pesadas. Caminar, caminar y caminar. De eso se tratan los días en los parques. Tener un calzado que no es cómodo o que se compró en el shopping el día anterior es un terrible error. También hay que pensar en llevar la ropa indispensable, y en lo posible que sea liviana o pueda cargarse con facilidad. Llevar una mochila grande y pesada termina siendo un estorbo. Incluso en algunas montañas rusas, sobretodo en Universal o SeaWorld, habrá que dejarlas en lockers en la entrada de cada atracción. Suelen ser gratuitos aunque también hay pagos por tiempos más prolongados. Si se lleva comida al parque, conviene llevarla en envases que sean descartables. Es preferible llevar una botella que pueda recargarse o tirarse a la basura, que un termo que haya que acarrear todo el día aún estando vacío.


7 Pensar que los chicos están grandes para cochecito. Un chico de 5 o 6 años ya no usa un cochecito en la ciudad, donde camina durante un momento del día. Pero en los parques un chico de 6 años agradecerá tener un carrito para subirse un rato. El error se paga caro, aunque tiene solución: uno de alquiler dentro de Disney por ejemplo, cuesta US$ 15. Además, un carrito resultará útil para guardar ropa y bolsos en vez de acarrearlos.

8 Sacar pase hopper, con niños. Disney ofrece la posibilidad de sacar un pase hopper, que permite después de las 14, pasar a otro parque pagando un adicional. Sin embargo, no vale la pena sobretodo cuando se trata de las primeras visitas. Recorrer un parque puede llevar un día entero y más también. No suele dar el tiempo para visitar más de un parque en el día, y aun cuando el segundo parque cierre bien tarde, probablemente el cansancio podrá más. Solo podría recomendarse para una familia que ya conoce muy bien los parques y prefiere hacer unas pocas y determinadas atracciones en uno para saltar a otro.

 
9 Pretender que un grupo grande esté junto todo el tiempo. Aunque sean familia de abuelos, hijos y nietos o familias amigas, coordinar un grupo grande de gente para que todos hagan lo mismo no sólo es imposible, sino que hará aprovechar menos el parque. Salvo que todos tengan la misma edad y los mismos gustos, por momentos es necesario hacer grupos que disfruten las distintas atracciones. Es difícil que todos quieran hacer una cola de 15 minutos para sacarse una foto con un personaje o princesa, o que todos quieran (y puedan) subirse a una montaña rusa con altura mínima requerida. Si un niño querrá esperar para una atracción como It’s a Small World, o Peter Pan, seguramente un adolescente preferirá invertir ese tiempo en la Space Mountain.

 
10 Prescindir del celular porque “estoy de vacaciones y me quiero desconectar”. Para ir a los parques temáticos, no solo son de gran ayuda sino que prácticamente son imprescindibles. No sólo permiten agendar las atracciones que queremos evitar hacer cola, sino también para monitorear los tiempos de espera en cada juego, si hay alguno que está cerrado o lo han interrumpido momentáneamente, o hasta para encargar comida y agilizar un almuerzo o cena.

¿Hospedarse adentro o afuera de los parques?

Hospedarse dentro del complejo de Disney o Universal puede ser práctico para moverse hacia los parques en micros y no tener que manejar, o por la magia que puede significar permanecer dentro del resort. Pero definitivamente, estar cerca no debe ser el motivo. Con auto, hay hoteles tan cerca de Disney como los propios del resort. El complejo es tan inmenso, que manejar desde la salida de un parque a un hotel adentro de Disney puede tomar 10 minutos. Por lo mismo o apenas unos minutos más, hay hoteles y casas fuera del predio, en la primera franja que bordea al resort.

Para una familia una casa vacacional puede ser mejor opción que un hotel. Hay townhouses (casas pegaditas de dos y tres dormitorios cerca de la zona de parques) que brindan mucha mayor comodidad y a veces por el mismo precio de un hotel. Se pueden hacer algunas comidas ahí y se abaratan costos. Suelen tener su lugar para estacionar pegado a la puerta, algo práctico cuando hay que bajar niños dormidos y también tienen lavarropas y secarropas.

Te puede interesar