La chocotorta cumple 40 años: el aniversario del emblema de las tortas argentinas

Placeres 08 de junio de 2022 Por Redacción ShowOnLine
Se creó en 1982 para una publicidad. Fue criticada por su simpleza, pero ya se vende en Europa y hasta tuvo un título mundial.

La chocorta es un clásico en la mesa dulce argentina. ¿Es rica? Sí. ¿Se hace rápido y sin necesidad de tener conocimientos de pastelería? También. Su mayor capital es afectivo. Como para hacerla no hay que prender ni una hornalla es el ritual de iniciación en la cocina de varias generaciones de niños. Y la memoria emotiva le juega a favor, viene asociada a momentos felices, los festejos de cumpleaños.

La fórmula de este manjar compacto y contundente la conocemos todos: galletitas de chocolate humedecidas en café, leche chocolatada o algún licor y una mezcla de dulce de leche y queso crema para untar entre capa y capa.

Ni una pastelera de oficio, ni una ama de casa inspirada. La autoría de la chocotorta corresponde a una creativa publicitaria llamada Marité Mabragaña quien pergeñó un postre para promocionar dos productos: las galletitas Chocolinas de Bagley y el queso crema Mendicrim.

“La llevé a la agencia y a todo el mundo le encantó. Quedaba bárbara”, le dijo a Clarín la inventora de la Chocotorta quien también eligió el nombre para su creación porque “caía de maduro”. Un año después llegó el comercial que popularizó la receta e hizo que las ventas de las Chocolinas y Mendicrim crecieran exponencialmente.

Según la fórmula de esa primera publicidad las galletitas se humedecen en almíbar. Con el tiempo surgieron reemplazos, como Oporto (idea original de Marité), café y leche chocolatada (estos dos últimos los más populares).

La grieta de la chocotorta

Con los años la Chocotorta se sofisticó y se reinventó un poco. De las cocinas de los hogares pasó a las vidrieras de las patisseries y hasta a los hoteles cinco estrellas.

El relleno ganó volumen y untuosidad con la incorporación de la crema, en las cubiertas aparecieron desde ganaches hasta rulos de chocolate, incluso cambió de formato y se empezó a servir en vaso y hasta en cucurucho porque se convirtió en un sabor de helado.

La chocotorta en el mundo

Al igual que el asado, el choripán y las empanadas, la chocotorta trascendió nuestras fronteras. Y tiene sentido: para quién se fue a vivir lejos y tiene nostalgia, ¿hay algo más reconfortante que la torta favorita de nuestra infancia?

Pero la consagración más contundente para la chocotorta en el exterior llegó en 2020, cuando el sitio Taste Atlas, que recopila las comidas típicas de diferentes países y elabora regularmente listados con los platos que se destacan a nivel local, regional y global en cada categoría, la declaró como “el mejor postre del mundo”.

"Esta torta de chocolate sin cocción fue influenciada por la cocina italiana y el famoso tiramisú", detallaba la descripción del staff de Taste Atlas. Nuestra modesta Chocotorta se impuso sobre el helado de pistacho italiano y los waffles belgas, entre otras especialidades dulces.

Te puede interesar